viernes, 2 de junio de 2017

Argentina: como un cambio demográfico puede destruir a una nación



Extraído y traducido de: Argentina: A Mirror of Your Future


Gustavo Semeria, American Renaissance, 14 de abril de 2017

Argentina es un espejo lejano que refleja lo que puede ser el futuro de Norteamérica. Mi país es un laboratorio a pequeña escala de los efectos de la migración: Una política migratoria adecuada puede transformar una nación para el bien; Un mal lo estropea.

Argentina se independizó de España en 1816, justo después de la ocupación napoleónica de la Península Ibérica. Después de un período de lucha entre caudillos, el país se unificó con una constitución inspirada, en parte, por la de los Estados Unidos. Una generación de brillantes pensadores dirigidos por Juan Bautista Alberdi y Domingo Faustino Sarmiento veía la inmigración europea como la clave de la modernidad, y esto estaba consagrado en el artículo 25: "El Gobierno Federal fomentará la inmigración europea; Y no podrá restringir, limitar ni gravar en modo alguno la entrada en territorio argentino de aquellos extranjeros que tengan por objeto el trabajo de la tierra, la mejora de las industrias y la introducción y enseñanza de las ciencias y las artes ". 

Con este fin, el presidente Nicolás Avellaneda (1837-1885) presionó por la Ley de Colonización e Inmigración de 1876, que estableció agencias de reclutamiento de inmigrantes en las principales ciudades de Europa. A los emigrantes calificados se les ofrecieron boletos de tercera clase en los barcos de vapor que corrían desde Génova, Marsella y Nápoles hasta Buenos Aires. Los recién llegados fueron recibidos en el Hotel de Inmigrantes, y asignaron trabajos en la ciudad o en granjas en el interior. Los arquitectos de la "Gran Inmigración" cometieron errores: poca tierra se puso a disposición de los recién llegados, y muchos de ellos terminaron en malas viviendas en las ciudades -pero entre 1880 y 1914 Argentina recibió más de seis millones de europeos, la mayoría de Italia , España, Francia, Alemania y Gran Bretaña. En ese período muy corto, la Argentina pasó de ser un remanso colonial a una nación de Primer Mundo. El presidente Domingo Sarmiento (1811 - 1888), el séptimo presidente de Argentina, fue un amigo personal de Ralph Waldo Emerson y de la esposa de Horace Mann. Conocido como el Horacio Mann de Sudamérica, redujo el analfabetismo a una tarifa más baja que en algunos países europeos; En 1947, el analfabetismo en Argentina era sólo de 13 por ciento. Con la ayuda de la Sra. Mann, Sarmiento importó los "65 Valliants", un grupo de jóvenes profesoras de Boston que estaban dispuestas a enseñar en el desierto de Sudamérica. Los argentinos les estaremos siempre agradecidos por sus esfuerzos pioneros.

Las ideas de Sarmiento eran completamente occidentales. En su libro de 1884, Civilización o Barbarie, escribió: ''El Sur de América está retrocediendo y perderá su providencial misión de ser la continuación de la civilización moderna. No detenga a los Estados Unidos en su marcha... Vamos a llegar a los Estados Unidos en su lugar. Vamos a ser America como el mar es el océano. Seamos los Estados Unidos.'' En aquellos días, muchos pensaban que Argentina estaba llamada a ser los Estados Unidos del sur. En 1914, tenía el sexto PIB más alto del mundo. Gracias a la inmigración, pasó de una población de 800.000 -en su mayoría mestizos- en 1852 a 8 millones en 1914. El 85% eran blancos y la mayoría del 15% restantes eran mestizos de piel clara, completamente asimilados a la cultura occidental. El concepto de multiculturalismo no existía. 

En aquellos días, muchos pensaban que Argentina estaba llamada a ser los Estados Unidos del sur. En 1914, tenía el sexto PIB más alto del mundo. Gracias a la inmigración, pasó de una población de 800.000 -en su mayoría mestizos- en 1852 a 8 millones en 1914. El 85% eran blancos y la mayoría del 15% restantes eran mestizos de piel clara, completamente asimilados a la cultura occidental. El concepto de multiculturalismo no existía. Buenos Aires se conoció como el París de América del Sur, con amplias avenidas, mansiones, palacios, teatros, museos, escuelas, excelentes universidades y renombrados académicos e investigadores.


Éstos son algunos de los edificios de esa época. Esta es la Escuela Presidencial Roca, construida en 1900, un palacio neo-griego que se asemeja a la Iglesia Madeleine en París.


El teatro Colón que fue construido en 1908.


El Monumento a Cristóbal Colón fue erigido en 1921 por la comunidad italiana de Buenos Aires en agradecimiento por su nuevo país. Pesa 623 toneladas y mide 26 metros de altura. Está hecho de una sola pieza de mármol de Carrara, que fue traído de Italia por el barco, para ser montado en Buenos Aires. En 2013, después de que Hugo Chávez de Venezuela acusó a Colón de genocidio, el monumento fue removido y reemplazado por la estatua de una guerrillera mestiza.


El surgimiento de una gran nación

Las escuelas de Sarmiento produjeron mentes brillantes en filosofía, literatura y ciencia: Alejandro Korn, Leopoldo Lugones, Eduardo Wilde, Paul Groussac, Carlos Octavio Bunge, Agustín Álvarez, Juan Agustín García, Miguel Cané, Ricardo Rojas, Alfonsina Storni y Cecilia Grierson entre muchos otros. otros. Si hubieran vivido en Europa, podrían haber alcanzado fama mundial.

En 1912, Argentina fue uno de los primeros países en establecer la franquicia secreta, universal y obligatoria. Era democrático mientras que Europa se tornaba fascista. Uno de los primeros servicios de metro del mundo fue construido en Buenos Aires por Anglo Argentina Trolley Co. en 1913. Ese mismo año, Ford Motor Company abrió su tercera planta en el exterior en Buenos Aires.

La primera y única sucursal de Harrods de Londres se inauguró en Buenos Aires en 1914. Fue un centro comercial de lujo de siete plantas y 506.000 pies cuadrados que funcionó en el centro de la ciudad hasta el cierre en 1998. El elegante edificio está vacío hoy. Vea aquí cuadros viejos y actuales de Harrods Buenos Aires.


 El sistema ferroviario de 30.000 millas unió todo el país y fue uno de los mejores del mundo. Grandes estaciones centrales son testigos de ese glorioso pasado. Así lucía la Constitución de la Estación Central en 1920.


En la década de 1920, la música de tango y las orquestas de tango triunfaron en los salones de baile de París y se convirtieron, junto con el jazz y el foxtrot, en los ritmos de moda del momento. El incomparable cantante de tango Carlos Gardel, hijo de inmigrantes que protagonizó películas como El Tango en Broadway, podría haberse convertido en el próximo Rudolph Valentino. Murió a los 44 años en un accidente de avión en 1935.

En 1918, el Movimiento de Reforma Universitaria comenzó en Córdoba y Buenos Aires, transformando los cánones medievales de la enseñanza en la libertad académica moderna. El movimiento entonces se extendió a toda América Latina. Las editoriales argentinas fueron las más prolíficas de la región y todo el mundo de habla hispana leyó autores, libros y traducciones argentinas.

El premio Nobel peruano Mario Vargas Llosa recuerda cómo la revista infantil argentina Billiken modeló su infancia en la remota ciudad de Cochabamba y cómo descubrió la literatura moderna -de Faulkner a Sartre- a través de las traducciones de editores argentinos que sirvieron a todo el continente: "Como incontables Número de jóvenes de mi generación, debo una buena parte de mi formación literaria a esa pasión por los libros que anida en el corazón de la cultura argentina ". Aún hoy, Buenos Aires tiene más librerías que cualquier otra ciudad del mundo.

The Guardian clasificó El Ateneo Grand Splendid de Buenos Aires como la segunda librería más hermosa del mundo.


En 1913, el PIB argentino fue casi tan grande como el del resto de América del Sur combinado. El ingreso per cápita fue 50 por ciento más alto que en Italia, 85 por ciento más alto que en España y Noruega, 170 por ciento más alto que en Japón, y más de 4 veces mayor que el de Brasil. Nuestras Fuerzas Armadas fueron las más poderosas, bien equipadas y mejor entrenadas en América del Sur. El Colegio Militar de la Nación, donde los oficiales del ejército siguen siendo educados, estaba a un nivel que rivalizaba con el de West Point.

Argentina fue neutral durante la Primera Guerra Mundial, y exportó carne y grano a ambos lados. Acumuló tanto capital y oro que el peso argentino se convirtió en una de las monedas más fuertes del mundo. Las ricas familias argentinas pasarían parte del año en París, como lo hacen ahora los jeques árabes en Londres. Los franceses todavía usan el dicho Belle Époque, "rico como argentino".

Las ciudades estaban seguras; mujeres y niños podían caminar en cualquier lugar en cualquier momento. Aparte de algunos casos que trataban con los anarquistas rusos o con los mafiosos italianos, la policía se ocupaba principalmente de las violaciones de las ordenanzas municipales. Hubo una gran movilidad social; el hijo de un agricultor podía estudiar, trabajar duro y convertirse en médico o empresario.


Hoy queda muy poco de esa Argentina. Comenzó a desvanecerse durante la Gran Depresión en los años treinta. Muchos historiadores culpan al cierre de los mercados internacionales después del crash del Wall Street -que ciertamente fue un factor- pero hubo otra causa: la inmigración europea se detuvo. En cambio, hubo migración de mestizos y amerindios, tanto del país a la ciudad como de los vecinos Paraguay, Bolivia, Perú y Chile. Estos recién llegados fueron prolíficos y rodearon las principales ciudades -Buenos Aires, Rosario, Córdoba, Mendoza- con cinturones de pobreza. A diferencia de los europeos, cuya llegada fue planeada y fomentada, la migración de los amerindios fue incontrolada. La Argentina blanca miraba hacia otro lado. 

Sin inmigración europea, los paraguayos se convirtieron en la comunidad extranjera más grande, seguidos por bolivianos, peruanos y chilenos. Durante la década de 1990, la inmigración paraguaya aumentó en un 30 por ciento, y durante la misma década, la inmigración peruana se cuadruplicó, de 16.000 a 88.000 por año. Entre 1980 y 2001, la inmigración boliviana creció 62.3 por ciento. 

Las cifras oficiales muestran que en 2001 había alrededor de un millón de extranjeros de origen latinoamericano - alrededor del 3 por ciento de la población - pero esta cifra no es confiable, ya que sólo refleja a los inmigrantes legales. Tampoco hay información sobre la segunda, tercera y cuarta generación de llegadas desde 1930. La Argentina ahora tiene una subclase de personas esencialmente fuera del sistema, con viviendas poco fiables, sin alcantarillado o agua limpia, mala comida y cuidado de la salud, y poca ropa. 


Según el Observatorio Social de la Universidad Católica Argentina, 4,5 millones de personas vivían en condiciones de extrema pobreza en 2016. Eso representaba el 10% de la población; El 60 por ciento de ellos probablemente nace en el extranjero, y el otro 40 por ciento en su mayoría extranjeros de segunda y tercera generación. 

En 2004, el gobierno socialista de Néstor Kirchner aprobó una nueva ley de migración, implementando lo que se conocía como el programa "Patria Grande". Esto incluyó la amnistía para todos los ilegales, así como una relajación de los requisitos de ingresos para los inmigrantes. También garantiza el libre acceso a la educación pública a todos los niveles, la atención médica gratuita, la reunificación familiar, la eliminación de la obligación de los funcionarios públicos de informar a los inmigrantes ilegales, la emisión de permisos de residencia con una declaración jurada y no una prueba de ingresos y los derechos de voto en Elecciones locales. Estas medidas estaban claramente destinadas a ganar votos de no blancos.

 Una orden ejecutiva de 2005 fue más allá, concediendo la residencia a cualquier persona que simplemente declara que es un pariente de un argentino o un residente permanente. En pocos meses, el programa Patria Grande agregó 442.000 residentes legales a la población, y alentó a muchos más a inmigrar ilegalmente. Esto se hizo sin ninguna consideración por cómo se alojaría a estas personas, qué trabajos tomarían, qué impuestos podrían pagar o qué escuelas y hospitales utilizarían. El siguiente cuadro muestra la forma en que la población ha cambiado. 

El número de nacidos en el extranjero disminuyó de 1980 a 2001, aun cuando la inmigración hispana aumentó. Esto se debía a que muchos de los cohortes originales de los europeos nacidos en el extranjero estaban muriendo y no habían sido reemplazados.


A la luz de la inmigración en los últimos 80 años, mi propio cálculo es que 18 millones de habitantes, casi el 40 por ciento de la población, no son blancos. Hay muy pocos estudios genéticos, pero el principal [2] se acerca a confirmar mi estimación. Los resultados probablemente inflar la cifra para los blancos, con una estimación del 65 por ciento. La estimación para los mestizos o amerindios es de 31 por ciento, y para los africanos, 4 por ciento. Es innegable que Argentina ha declinado; Creo que es al menos en parte una consecuencia de la disminución del número de blancos.

A diferencia de la afluencia europea, no ha habido planeación para la inmigración reciente. Todos estos recién llegados ocupan el espacio de forma irregular, sobrecargando los servicios públicos y la infraestructura. El cincuenta por ciento del área suburbana de Buenos Aires carece de agua corriente o alcantarillas, y mucha gente bebe agua contaminada. Los hospitales públicos han disminuido mucho, al igual que las escuelas y el sistema de justicia. Los jueces prefieren no enviar a los delincuentes a prisión, porque saben que los delincuentes menores vivirán en condiciones subhumanas, donde aprenderán de criminales profesionales. Los reclusos son abrumadoramente no blancos.

La clase media blanca paga impuestos por las escuelas públicas, pero casi nunca las usa, prefiriendo pagar una segunda vez por las escuelas privadas. Muchos blancos también evitan los hospitales públicos debido a un mal trato. Absurdamente, las agencias de turismo organizan "giras médicas" para traer extranjeros enfermos a Buenos Aires, donde gozan de tratamiento gratuito de una calidad que no se encuentra en sus propios países. Hace sólo dos meses, un senador se quejó a los medios de comunicación de que un gran hospital estaba completamente reservado durante un mes entero por personas procedentes de Paraguay.

El ranking argentino en las pruebas internacionales de PISA continúa disminuyendo. En 2012 estábamos en el puesto 60, detrás de Chile, México, Uruguay y Brasil. En 2015, los examinadores se limitaron a Buenos Aires, que es en gran parte europeo. Ese año, nuestro rango ascendió a 39, más cerca de los países de inmigración original como Italia, España y Francia. La educación ha disminuido al punto de que sólo el 50 por ciento de los niños pueden terminar la escuela secundaria.

Al igual que otras instituciones, nuestras universidades públicas están gimiendo bajo una afluencia de extranjeros que están estudiando gratis. En los últimos 20 años, la matrícula de extranjeros aumentó 482 por ciento.

Cultura, música, comida y otras costumbres están cambiando. El tango y la roca argentina están siendo reemplazados por Cumbia y otros ritmos extranjeros.

La mayoría de los no blancos viven en barrios pobres, que se esconden imperceptiblemente en barrios de chabolas y barrios marginales. No hay calles; Sólo pasajes demasiado estrechos para un automóvil. Este es un ambiente perfecto para esconder criminales, para narcotraficantes y para vigilantes de niños que advierten cuando extranjeros -especialmente la policía- entran en la zona. Villa 31 es el barrio pobre más famoso de la Argentina.

Villa 31.



Dieciocho millones de personas reciben un cheque de bienestar social del gobierno cada mes, y el 50 por ciento de la fuerza de trabajo está en el sector público. Un pequeño número de contribuyentes debe apoyar a todas estas personas. El desempleo supera el 10% y la tasa de pobreza es del 33%. La pobreza, por otra parte, se encuentra en un nivel de miseria en el Tercer Mundo -no la "pobreza" relativamente cómoda de los Estados Unidos. A diferencia de los europeos, los amerindios y los mestizos rara vez alcanzan la movilidad ascendente, incluso después de décadas en el país. Las enormes sumas gastadas en las escuelas públicas parecen hacer poca diferencia.

Incluso los centros urbanos pueden ser caóticos debido a manifestaciones organizadas por piqueteros que exigen más servicios sociales. Hace unos meses, miles de vendedores callejeros ilegales interrumpieron el tránsito en Buenos Aires cuando se apoderaron de puntos clave de la ciudad, exigiendo el derecho de continuar vendiendo artículos de contrabando en las calles. Las demostraciones a veces terminan en disturbios.

Los cierres de las calles por los piqueteros son tan comunes que los viajeros pasan por el horario de las demostraciones antes de que salgan de casa, pero siempre pueden haber bloqueos sin previo aviso. En febrero hubo 198 bloqueos callejeros de duración variable en Buenos Aires.

Segregación

No es sorprendente que haya habido un auge en las comunidades cerradas y las ciudades privadas. Comenzaron en la década de 1950 como clubes de clase alta en los suburbios. Con la afluencia de inmigrantes y la creciente delincuencia, han proliferado y se han convertido en verdaderas ciudadelas amuralladas. Tienen una arquitectura única defensiva de cercas, cámaras, guardias armados, patrullaje constante y inspecciones de vehículos. Las áreas comerciales circundantes-restaurantes, discotecas, centros comerciales, teatros, edificios de oficinas, instalaciones de transporte- están esencialmente reservadas para los blancos. Los no blancos no están prohibidos, pero casi nunca se ven.


Cada año, las comunidades cerradas se expanden al norte de Buenos Aires, entre los kilómetros 30 y 60 de la carretera principal. En 2007 había 600 comunidades de este tipo que cubrían 140 millas cuadradas, casi el doble que la propia Buenos Aires. En la actualidad hay unas 800 comunidades cerradas, que cubren 200 millas cuadradas, con una población de 600.000 habitantes. En Argentina en su conjunto, hay más de 1.000 comunidades protegidas.

La pared divisoria entre un barriada y una comunidad cerrada en Buenos Aires.



La comunidad cerrada más famosa es el enorme complejo Nordelta, con 20 barrios. Dentro de esta ciudad autónoma hay todo lo necesario para una vida completamente aislada. Dentro de sus kilómetros de muros y torres de vigilancia, hay un centro comercial con un cine y un supermercado, 70 negocios locales, un hospital privado, un hotel de cinco estrellas de 140 habitaciones, dos de los mejores campos de golf del país, un puerto deportivo para cientos De yates, y cinco escuelas privadas con 4.500 alumnos. Hay planes para construir dos exclusivas líneas de tren con servicio directo al centro de Buenos Aires. El contacto con el resto de la población y con otras clases sociales es nulo, especialmente para los niños. Sin embargo, el crimen aún corta las paredes; Incluso los nordelteños, como se llaman los residentes, son a veces asaltados.

Fuera de las ciudades amuralladas, la clase media vive con miedo. Los vecinos se organizan para protegerse mutuamente porque la policía está abrumada. Cada casa tiene un perro guardián, alarmas y cámaras de seguridad. Antes de abrir la puerta del garaje, busca las dos vías para asegurarse de que no hay peligro en el bloque. Si su esposa llega a casa tarde del trabajo, lo mejor es esperarla en la parada del autobús. Los vecinos establecen grupos de WhatsApp para alertarse unos a otros de vagabundos y coches estacionados desconocidos. Usted puede obtener un mensaje de SOS WhatsApp de medianoche de un vecino que está sufriendo un robo.

También puede recibir una llamada de medianoche de alguien que afirma haber secuestrado a su hijo. El ladrón pedirá dinero de rescate, mientras que en el fondo hay una voz falsa que se supone que es su hijo llorando por ayuda. Las personas inteligentes, celebridades e incluso un juez, han caído en esta estafa.

Los secuestros reales son un problema más serio, con un estimado cada 14 horas en 2014 -aunque los expertos estiman que sólo el 35 por ciento de los casos son reportados a la policía. Ha habido algunas víctimas famosas. El actual presidente Mauricio Macri fue secuestrado en 1991 y liberado después de 12 días a cambio de un pago de rescate estimado en hasta 6 millones de dólares. Los parientes de los futbolistas estrella también son tentadores.

La segunda ciudad de Argentina, Rosario, es famosa por violentas pandillas de narco con nombres como "Los Monos" o "Los Pillines". En la última década, la tasa de homicidios alcanzó 20 asesinatos por cada 100.000 personas, cuatro veces más que en Estados Unidos. Otros delitos violentos también son muy altos. En La Plata, a sólo 40 millas de Buenos Aires, una gasolinera fue robada 380 veces en los últimos 10 años.

El conflicto étnico es un secreto a voces. En un lado de la línea divisoria están los blancos y un porcentaje residual de mestizos ligeros asimilados a la cultura occidental. Por otro lado se encuentran mestizos marrones no asimilados y un pequeño número de amerindios puros. Los argentinos más oscuros resienten a los blancos, pero depende del bienestar de la gente que odian. Ellos claman por mayores impuestos y redistribución de la riqueza.

La realidad de la raza se discute sólo en publicaciones privadas o anónimas en medios sociales. Aquí está una noticia típica con el titular, "La población de Shanty Town aumentó 52.3% entre 2001 y 2010." Al final del artículo hay un aviso: "Cerrado a la participación de los usuarios debido al contenido de los comentarios".

Pero al igual que en Estados Unidos, muchos blancos ignoran la raza; Para ellos, Argentina es un crisol donde todas las razas viven juntas en paz. Se niegan a ver la conexión entre la raza y cosas como la pobreza y el crimen. Repiten el mantra que mejora la educación y el bienestar resolverá todos los problemas.

La palabra "raza" nunca se escucha del gobierno ni de los medios de comunicación. A diferencia de los Estados Unidos, nunca verá una forma de gobierno que pregunte sobre raza o etnia. Hablar abiertamente sobre la raza puede traer desaprobación social o incluso acción legal. Desde 1997, existe una agencia gubernamental llamada INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo) que actúa como policía del habla. Por supuesto, los enjuiciamientos son sesgados. En una entrevista radial, el líder piquetero Luis D'Elia dijo: "Odio a los blancos. . . Lo único que me conmueve es el odio visceral contra ti. "INADI no hizo nada.

Hay una creciente conciencia de lo que está sucediendo. Según una encuesta de Ipsos de 2016, el 54 por ciento de los argentinos dice que hay demasiados inmigrantes en el país, el 55 por ciento se preocupa por la presión de los inmigrantes en los servicios públicos y sólo el 12 por ciento cree que la inmigración tiene un efecto positivo en el país.

Conclusión

En 30 años, una buena política migratoria transformó a Argentina en uno de los mejores lugares del planeta. De 1880 a 1910, seis millones de europeos decidieron venir a mi país antes que a Estados Unidos. Más tarde, una mala política de migración -o la ausencia de cualquier política- llevó al mismo país a la fragmentación y al caos. La disminución se aceleró entre 1990 y 2017.

Las personas tienen opiniones diferentes sobre cómo la migración afecta a un país, y el cambio social y económico nunca se explica por un solo factor. Argentina ha sido mal gobernada desde mediados del siglo XX. Los peronistas fascistas izquierdistas / derechistas tenían un mafioso mecanismo de mecenazgo. Las dictaduras militares de derechas eran famosas para los escuadrones de la muerte y el capitalismo del compinche. La guerra contra Gran Bretaña en 1982 por las lejanas Malvinas (Islas Malvinas) fue un terrible error.

Desde el regreso de la democracia en 1983, ha habido un apoyo sostenido a la clase baja, y esto fue especialmente el caso durante la última década del gobierno de Nestor y Cristina Kirchner. Sin embargo, es imposible ignorar la devastadora caída que acompañó al cambio en la población argentina.

Tanto en América del Norte como en América del Sur, los hispanos están empujando incansablemente hacia las latitudes más altas. Ustedes estadounidenses todavía tienen una población hispana que es sólo el 17 por ciento del total, una cifra que alcanzamos en la década de 1970. Argentina es un espejo que muestra cómo será su país cuando esa cifra alcance el 40 por ciento.

[1] Poblaciones de inmigrantes en Argentina. Dirección Nacional de Población, Secretaría de Gobernación. Ministerio del Interior. República Argentina. 2009.


[2] Avena S, Vía M, Ziv E, Eje Pérez-Estable, Gignoux CR, Dejean C, et al. (2012) Heterogeneidad en la Adición Genética en Diferentes Regiones de Argentina. PLoS ONE 7 (4): e34695. Doi: 10.1371 / journal.pone.0034695. Para el Área Metropolitana de Buenos Aires, que incluye el 30 por ciento de la población argentina, la encuesta se realizó solamente de donantes de sangre, e incluyó a personas de sólo el primer y segundo cinturones urbanos. La población mestiza se concentra en el tercer cinturón.






No olvides de seguir nuestra página de fb; Descubre LO Imposible IV, y nuestro canal de YouTube: https://www.youtube.com/user/diplodocus1tv.


6 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. nao ha mais que 10% de brancos na argentina. o numero surreal de 65% de brancos so é conseguido ao classificar castizos ,como messi, como brancos.

    ResponderEliminar
  3. https://plus.google.com/117780186646962901957/posts/CBMmvj66M14 Alemania perdió la guerra y el mundo perdió su identidad

    ResponderEliminar
  4. La culpa de la queda Argentina no es de la política migratoria, es de los gobiernos nefastos y traidores.

    ResponderEliminar